Categoría: Carruajes

Mostrando todos los resultados 6

  • Ómnibus del siglo XIX firmado por LAPORTE MON BLIND, TOLOUSE.

    Ómnibus del siglo XIX firmado por LAPORTE MON BLIND, TOLOUSE.

    Ómnibus del siglo XIX firmado por LAPORTE MON BLIND, TOLOUSE, y en sus ejes por el fabricante de ejes LEMOINE, PARIS; en estado original, con caja en color verde, negra y roja, los bajos están combinado entre el rojo y el negro, al igual que el fileteado. Contiene juego de lanzas y lanza para poder engancharlo en potencia o tronco, y está complementado por cinco maletas en la cubierta. Está pendiente de restauración de tapicería, pero exteriormente en perfecto estado listo, para enganchar.
    El Ómnibus es un carruaje para el transporte de pasajeros con cubierta destinada al acopio de maletas, de acceso por puerta trasera, asientos en sentido longitudinal con dos filas mirándose y ventanillas acristaladas. Se guía desde el pescante y acompaña en la cubierta un asiento que apoya los pies en una tabla tras el pescante.

    26.499,00 IVA incluido
  • Ómnibus del siglo XIX firmado por REYNÉ.

    Ómnibus del siglo XIX firmado por REYNÉ.

    Ómnibus del siglo XIX firmado por REYNÉ en las candilejas y ejes, en estado original, en ocre y negro para enganchar en tronco o en potencia.
    Carruaje para el transporte de pasajeros con cubierta destinada al acopio de maletas, de acceso por puerta trasera, asientos en sentido longitudinal con dos filas mirándose y ventanillas acristaladas. Se guía desde el pescante y acompaña en la cubierta un asiento que apoya los pies en una tabla tras el pescante.
    Pedro Juan Reynés y Seguí nació en Palma de Mallorca a finales de la segunda década del S.XIX. En 1838 se trasladó a Barcelona, donde tomó por esposa a Francisca Gigi y Gast o, instalándose el matrimonio en la c/Santana, en el bardo gótico Barcelonés. Dos años más tarde fundó Manufacturas de Carruajes de Lujo, sociedad dedicada a la construcción de coches de caballos, ubicando el taller en el mismo sitio donde residían. Siempre al corriente de las últimas tendencias y previendo nuevas oportunidades de negocio, en junio de 1861 Reynés registró un privilegio de invención (antigua patente) para un nuevo sistema de coches ómnibus.
    Los trabajos de Reynes fueron apreciados por toda la nobleza y burguesía española. Incluso el mismo rey Alfonso XII fue cliente de la casa catalana; en 1873 se le haría entrega de un carruaje tipo Landau obsequio del Marques de Mariano, al saber éste que el monarca apreciaba el trabajo del carrocero de origen mallorquín.

    22.721,11 IVA incluido
  • Landau del siglo XIX firmado por GUZMÁN HERMANOS, MADRID.

    Landau del siglo XIX firmado por GUZMÁN HERMANOS, MADRID.

    Landau del siglo XIX firmado por GUZMÁN HERMANOS, MADRID; y en sus ejes por el fabricante de ejes CHARLES VERMOT, PARIS; en estado original, con caja en color negra y fileteado en rojo, la tapicería es de paño azul con capotas abatibles. Como curiosidad los ejes del carruaje vienen firmados por CHARLES VERMOT, PARIS; y además aparece DEPOSITO, PERIQUET, MADRID. Coche para restaurar.

    Este es un carruaje cuyo uso habitual era para ir al parque, aunque tiene otros usos, ya que los modelos más lujosos se suelen ver en grandes ceremonias y también existe una modalidad de viaje. Los de ciudad y parque tienen la suspensión más sencilla, de cuatro muelles; los de ceremonia van sobre ocho muelles (sopandas); y los de viajes sobre ejes, juego delantero y muelles tipo mail-coach. Es un coche que siempre se debe de enganchar al menos en tronco, aunque los de ceremonia y viaje pueden ir con más caballos. Su origen es de la ciudad alemana de Landau, donde se inicio su uso y de ahí su nombre. Su capota se puede abrir por el centro del techo y se pliega por mitades, para adelante y para atrás. Cuando va cerrado los cristales de las puertas se pueden subir y bajar en el interior de los paneles de las puertas.

    13.014,23 IVA incluido
  • Coupé del siglo XIX firmado por J. ROTHSCHILD, PARIS.

    Coupé del siglo XIX firmado por J. ROTHSCHILD, PARIS.

    Coupé del siglo XIX firmado por J. ROTHSCHILD, PARIS; en estado original, con caja de color negra fileteada en rojo, la tapicería es de piel negra con agremanes originales, contiene silbato y pequeños espejos, para enganchar en limonera. Coche para conservar.

    El Coupé tiene su origen en la berlina, pero con la caja cortada, de ahí su nombre francés coupé (cortado). Es un coche con caja y cubierta rígida, con cuatro ruedas y pescante para cochero y lacayo. Existen tres modalidades, el más usual es el broughan, usado en la ciudad para trayectos cortos; el clarence, el cual es algo mayor y es conocido también como berlina tres cuartos, porque tiene la parte anterior de la caja redondeada y permite colocar un pequeño asiento mirando al principal; y el D´Orsay, que es el de más categoría y lujo, pues va suspendido en ocho muelles (sopandas) con viga que une sus dos ejes y siempre se engancha en tronco, no así los otros dos.

    Jacques Rothschild & Fils, fue un carrocero de Paris que fundo la empresa en 1838, fue reconocido por su excepcional mano de obra, elegancia, solidez y lujo de sus carruajes. Proporcionó varios cursos extranjeros.

    11.550,13 IVA incluido
  • Milord del siglo XIX firmado en sus ejes por el fabricante de ejes CHARLES VERMOT, PARIS.

    Milord del siglo XIX firmado en sus ejes por el fabricante de ejes CHARLES VERMOT, PARIS.

    Milord del siglo XIX firmado en sus ejes por el fabricante de ejes CHARLES VERMOT, PARIS; de caja redonda en color azul con fileteado ocre dorado, la tapicería es de paño azul con capota abatible. Coche restaurado en 2012 en perfecto estado para su uso.
    El Milord es un coche de cuatro ruedas con caja cuadrada o redonda y suspensión sobre cuatro muelles y ocho (en sopanda), y con capota abatible, posee asiento para dos ocupantes, frecuentemente con un pequeño asiento plegable llamado “bigotera” en el que pueden sentarse dos personas más y el cual se puede esconder bajo el pescante, es un coche para ser guiado por un cochero desde el pescante y se puede enganchar en limonera o tronco.
    Jean Baptiste Labourdette (1826-1895), un herrero francés de Béarn (Bearne), al sur de Francia, se trasladó a París en 1858 y estableció un taller especializado en la construcción de carruajes. Su hijo, Henri Labourdette (1855-1910) continuó la labor de su padre aportando y realizando nuevos diseños en el mundo de los carruajes, su talento le permitió ser uno de los más reconocidos constructores.
    Gracias a su excelente reputación, Henri Labourdette tuvo clientes famosos como el rey Alfonso XIII, la emperatriz Eugenia, numerosos príncipes rusos o René de Knyff, director Panhard & Levassor.
    Henri Labourdette murió en 1910, y su hijo Jean-Henri (1888-1972), con 22 años, heredó la empresa que ya estaba establecida en España y con presencia en toda Europa, incluso en San Petersburgo.
    Debido al estallido de la Segunda guerra Mundial, Labourdette cesó sus actividades en 1939, tras la Guerra reinició sus operaciones, pero finalmente la firma cerró en 1952. Jean-Henri Labourdette murió en París en 1972.

    11.427,77 IVA incluido
  • Milord del siglo XIX firmado por LABOURDETTE.

    Milord del siglo XIX firmado por LABOURDETTE.

    Milord del siglo XIX firmado por LABOURDETTE, en estado original, de caja redonda en color azul y fileteado amarillo, la tapicería es de paño azul con capota abatible. Coche para restaurar.
    El Milord es un coche de cuatro ruedas con caja cuadrada o redonda y suspensión sobre cuatro muelles y ocho (en sopanda), y con capota abatible, posee asiento para dos ocupantes, frecuentemente con un pequeño asiento plegable llamado “bigotera” en el que pueden sentarse dos personas más y el cual se puede esconder bajo el pescante, es un coche para ser guiado por un cochero desde el pescante y se puede enganchar en limonera o tronco.
    Jean Baptiste Labourdette (1826-1895), un herrero francés de Béarn (Bearne), al sur de Francia, se trasladó a París en 1858 y estableció un taller especializado en la construcción de carruajes. Su hijo, Henri Labourdette (1855-1910) continuó la labor de su padre aportando y realizando nuevos diseños en el mundo de los carruajes, su talento le permitió ser uno de los más reconocidos constructores.
    Gracias a su excelente reputación, Henri Labourdette tuvo clientes famosos como el rey Alfonso XIII, la emperatriz Eugenia, numerosos príncipes rusos o René de Knyff, director Panhard & Levassor.
    Henri Labourdette murió en 1910, y su hijo Jean-Henri (1888-1972), con 22 años, heredó la empresa que ya estaba establecida en España y con presencia en toda Europa, incluso en San Petersburgo.
    Debido al estallido de la Segunda guerra Mundial, Labourdette cesó sus actividades en 1939, tras la Guerra reinició sus operaciones, pero finalmente la firma cerró en 1952. Jean-Henri Labourdette murió en París en 1972.

    8.940,56 IVA incluido